Satori Editorial especializada en cultura y literatura japonesa

Buscar en la web

Utagawa Kuniyoshi

Utagawa Kuniyoshi (1797-1892), hijo un tintorero de seda, diseñaba patrones para las telas de su padre. Su talento llamó la atención del famoso maestro Utagawa Toyokuni, que lo tomó como aprendiz en 1811. En 1827, Kuniyoshi alcanzó el éxito comercial con una serie de grabados de guerreros, estableciendo las bases del estilo único e inconfundible que le daría gran fama.

El éxito le permitió abordar otras temáticas: paisajes, bellezas femeninas, actores de kabuki. Admirador del Impresionismo europeo, Kuniyoshi experimentó con técnicas occidentales, en especial la perspectiva y el sombreado. A finales de su carrera tuvo problemas con la censura, la que respondió con la sátira y la ironía de sus últimas obras.

Devoto de los gatos, Kuniyoshi representó a estos misteriosos felinos de manera humorística y satírica, convirtiéndose en el artista gatuno por excelencia en Japón.